La Endodoncia es la especialidad odontológica encargada del tratamiento de los conductos de un diente.

Todos los dientes tienen en su interior una cavidad que recorre toda la pieza en la que se encuentran los nervios y vasos que nos dan la sensibilidad (pulpa dental).

La pulpa dental puede inflamarse por distintos motivos, el más habitual sucede cuando una caries va extendiéndose por un diente hasta llegar al centro de éste, provocando un daño a su paquete vasculonervioso. Otra de las causas se da cuando una obturación de gran tamaño (empaste) provoca una agresión al nervio del diente y éste reacciona en contra de la reconstrucción aumentando la sensibilidad y en algunos casos provocando infecciones, quistes y flemones.

El tratamiento de conductos consiste en la limpieza del interior del diente donde se encuentra el nervio cuando éste tiene una inflamación irreversible y su posterior relleno con un material no irritativo para poder realizar a continuación una reconstrucción y essayson-line.com devolverle una forma y función adecuada.

En la mayoría de casos, después de una endodoncia se suele recomendar la colocación de una corona protésica o incrustación ya que la pieza queda gravemente debilitada y si no se realiza un tratamiento protésico posterior puede suceder una fractura dental con la consecuencia de perder dicho diente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *